CURSOS MADRID - IMPULSANDO LA CONCIENCIA

SUSCRIPCIÓN AL BOLETÍN
Términos y condiciones

Las Piezas del Rompecabezas

Libro: Los Testigos del Nagual

Entrevista con Mariví de Teresa. (Extracto)


¿Dices que Carlos les dejó un rompecabezas?

Si, esa era su forma de actuar, algo característico de los naguales que tienen la constitución energética que él tenía. Son transmisores por excelencia. Y ese es el modo como ha dispuesto el Espíritu que se transmita el conocimiento.

Carlos era muy específico, a cada uno de nosotros nos encargó cosas, e incluso nos hizo pronunciar un voto de silencio. Cuando le pregunté por qué esa actitud, me respondió: 

—Es que hay cosas que no se pueden decir hasta que llegue el momento.

No se trata de darle importancia al secreto, sino de un sentido de la oportunidad. Su trabajo no fue el trabajo de un hombre. Él fue el instrumento de un linaje de conocimiento que retrocede hasta tiempos muy antiguos, por eso le llamamos el Nagual.

El linaje ha acumulado mucha sabiduría a través de experimentación y revelaciones, y cada Nagual debe transmitir la porción que corresponde a su propia época.

A Carlos le tocó vivir en un momento de crisis, de viraje. Entonces, tuvo que encontrar estrategias para legarnos la extraordinaria información que poseía.

Nunca te daba el mapa completo, te daba las piezas para que tú lo armaras y descubrieras sus indicaciones. Y tu porción estaba hecha a tu propia medida, era “tu” pedazo del rompecabezas.

Como él nunca nos explicó este asunto, nosotros pensamos que lo que teníamos era todo. No ha sido sino hasta que pasaron los años y algunos de nosotros comenzamos a intercambiar información, cuando descubrimos que el Nagual había preparado un plan, algo gigantesco, que va más allá de su partida. Aún es muy pronto para tener una visión global de ese plan, pero yo percibo algunos de sus elementos.


Explícanos más sobre ese plan.

El asunto está en hacerse las preguntas apropiadas. ¿Por qué se conforma una partida de guerreros? ¿Cuál es su función y cómo se desarrolla? ¿Por qué la conformó Don Juan tal como lo hizo, incorporando elementos no indígenas?

¿Qué sentido tiene la configuración energética de Carlos? ¿Por qué a cada una de las partidas, y a cada entidad dentro de la partida, se le da una enseñanza particular, una información, una tarea? ¿Adónde lleva todo esto?

Yo puedo hablar desde mi espacio, puedo contarte sobre las piezas del rompecabezas que a mí me entregaron. Me ha llevado diez años de trabajo arduo identificarlas y armarlas, pero sólo así he podido entender muchas cosas.


¿Es casual el fenómeno de Carlos Castaneda, o fue una convocatoria en la energía?

Este tiempo es el tiempo del ser humano, se acabaron los gurúes, los guías. Es tiempo de que la especie despierte.

Carlos dijo: “Cuando llega la claridad, se muere tu personalidad individualista, y entiendes que no eres importante, sino una energía con una función. Mientras más importante te sientes, más te alejas de tu función.”

Incluso mandó a hacer unas camisetas con la leyenda: ¡La importancia personal mata! Me dijo: “El estrés es una necesidad imperiosa de sostener una imagen de ti y tu realidad, y provoca infartos. ¡La importancia personal mata!”

El pasado es el tiempo lineal; si damos media vuelta, podemos entrar en el tiempo que viene, que no es rectilíneo, es curvo, es un aquí y ahora permanente. Ahí no hay pasado.

A veces, la forma en que Carlos nos decía las cosas era tan incomprensible (pensando de manera lineal), que había que reunir energía para recordarlas. Yo he tenido que luchar durante todo este tiempo para entender una buena parte de la enseñanza que él me dio. Ha sido una labor difícil, es la base de acopio energético de a de veras.

El plan del Nagual no es sólo un diseño estratégico aplicado a nuestra mente lineal. Es ante todo un diseño energético, que tiene efectos en muchos niveles. Explicar un tema de esa naturaleza no es posible; es como tratar de explicar a qué sabe un mango, a quien nunca lo ha probado.

Para cumplir con la tarea que nos encomendó a cada uno, nosotros tenemos que transformar el intelecto en vivencia. Mover nuestro punto de encaje para atestiguar lo Abstracto y tratar de convertirlo en palabras cotidianas no es posible.

El lenguaje es muy limitado y se presta a un sinfín de interpretaciones erróneas. En cambio, una vivencia produce claridad, es el único modo de entender realmente.

El problema está precisamente en la claridad, porque es muy atractiva, quieres estar ahí todo el tiempo, ¡y ni modo!, la lucha es permanente.

La claridad te produce un falso sentido de saber, de seguridad, de donde se aprovecha la importancia personal para hacernos creer que somos más importantes que los demás. Para quienes tratamos directamente con el Nagual, la claridad es un peligro, sentir que lo sabes todo, que ya percibes el plan. ¡No es cierto! Apenas percibimos puntadas, aún no vemos el tapiz completo.


 

Suscripción al boletín
Términos y condiciones

USO DE COOKIES

Utilizamos "cookies" propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad personalizada a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información y política de cookies.

[CERRAR]